miércoles, 26 de agosto de 2015

Descendencias presidenciales. ULISES HEUREAUX

Te gusta esta página · 7 h · Editado ·
 

Descendencias presidenciales. ULISES HEUREAUX

 
Desde su nacimiento como hijo natural de la santomeña Josefa Level hasta su asesinato en Moca, de cuya trama fue advertido por su amante y confidente Evangelista López (La Cigua), pasando por su crianza por Mademoiselle Rose y el predominio femenino en su familia —tres tías, dos hermanas y doce hijas— , la vida del presidente Ulises Heureaux (1845-1899) estuvo signada por las mujeres. Sus atributos —seis pies cuatro pulgadas de estatura, ojos filosos, fuerte, buen mozo, “como el hombre negro puede ser sin los vicios ordinarios de fumar y beber”, como lo describió en 1892 la periodista norteamericana Mrs. Francis L. Wills atrajeron a no pocas mujeres, inclusive —asegura el autor Julio César Martínez— a la esposa de un diplomático francés acreditado en el país, que vivía contigua a su residencia de la calle Mercedes en la hoy Ciudad Colonial de Santo Domingo. Para sus concubinas, según Juan Vicente Flores, tenía “honorarios” que encubría en una lista reservada de gastos, que denominaba “de policía secreta”. Fueron tales los excesos de su líbido desordenada, que sus energías viriles decayeron cuando apenas contaba con poco más de 50 años; este aspecto, conforme Roberto Cassá, fue el único “en que dio muestras de carecer de sentido de disciplina”.

Para 1870, ya Lilís había embarazado a la sureña Juana (Juanica) Ogando, una “regia mulata”, como la describe José Miguel Soto Jiménez, hija de Juan Ogando y Catalina Encarnación y con la que procrearía a Rosa y Ulises Heureaux Ogando. Rosa resultaría, conforme el citado autor, “el puente de la familia (Ogando) con el poder y con la historia”. Rosa casó con el general Camilo Manuel (Manuelico) Suero Alcántara, fallecido en San Juan de la Maguana el 28 de marzo de 1907 y quien ocupara la jefatura de ese municipio durante su gobierno. Fueron padres de Camilo, Alida (Nena), esposa de Juan Alberto Tapia y Aida Celeste Suero Heureaux, esta última fallecida en Las Matas de Farfán el 13 de junio de 1989.

Ulises Heureaux Ogando (San Juan de la Maguana, 14 de septiembre de 1870-Santo Domingo, 1 de marzo de 1938), conforme Harry Hoetink, fue educado en París, “escribió algunas novelas de orientación francesa y dramas de teatro, que establecieron su reputación como poeta”, pero “no compartió el interés de su padre por la guerra y la política”. Casó con Angélica Batista Montes de Oca y procreó los siguientes hijos: Josefa, esposa de Ulises Ogando y madre de Rafael Ulises y Olga Celeste Ogando Heureaux; Teresa, Mercedes, Ulises, Altagracia María (Grasita), fallecida en Santo Domingo el 8 de enero de 2004; Agustín Santiago (Pay); Luis Felipe, fallecido en Miami el 3 de mayo de 1990, esposo de Francisca Auzón y padre de Angélica, Altagracia (Tatata), Cristina, Belkis, Margarita y Maritza Heureaux Auzón; Rafael Justiniano (Fallón), nacido en 1919 en San Juan de la Maguana; Carmen Vianela, Celenia Elpidia y José Ernesto (Gerundio) Heureaux Batista.

Hacia 1873, Lilís se unió a Catalina Flank, puertoplateña nacida en 1856 e hija natural de Roselia Jean Louis, quien era su esposa desde el 10 de noviembre de 1880, fecha en que contrajeron matrimonio en casa de su mentor, el ya ex presidente de la República general Gregorio Luperón, en la entonces calle Dominicana de Puerto Plata. En ese momento era Ministro de Interior y Policía y fueron testigos de su unión, además del propio Luperón, el gobernador de Puerto Plata, Federico Lithgow; Miguel A. Peralta, Contador General de Hacienda y el General de División Segundo Imbert.

En ocasión de su unión con Catalina Flank y como consta en su acta de matrimonio, Lilís legitimó cuatro hijos, a saber: Rosa (Rosita) de 7 años (n. hacia 1873); Ulises de 6 años (n. hacia 1874); Asunción de 2 años (n. hacia 1878) y Fenelón de 1 año. Posteriormente nacerían Dilia Mercedes, venida al mundo en Santo Domingo el 23 de septiembre de 1881 y que adoptó de casada el apellido Knapp de su segundo esposo; Dolores (f. Santo Domingo, 1954), cónyuge de Leopoldo Pou Ricart y Octavio (n. Puerto Plata, 24 mayo 1893). Fenelón Heureaux nació en Puerto Plata el 21 de marzo de 1880 (no tenía un año entonces cuando fue legitimado) y murió en la misma ciudad el 4 de enero de 1881. En realidad, era hijo natural de Merced o Mercedes Castillo.

Dilia Heureaux Flank, conforme cita Hoetink, estudió en el pensionado Welgelegen de Curazao, dirigido por las hermanas franciscanas de Habaai desde 1853. Casó por primera vez en Puerto Plata el 24 de febrero de 1904 con Augusto Landrau del Toro, natural de San Germán, Puerto Rico, y de profesión barbero. En febrero de 1910, Landrau la agredió con una navaja en Puerto Plata, siendo condenado a dos años de prisión en julio de ese mismo año; en 1913 se divorciarían.

Asunción Heureaux era en realidad hija de la señora Altagracia Cambero y nació en Puerto Plata el 15 de agosto de 1879. Contrajo matrimonio civil y religioso en Puerto Plata el 26 de junio de 1897, contando con 18 años, con José María Jaen Sala, entonces de 33 años, natural de Santiago de Cuba, caobista, hijo natural reconocido de Antonio Cisneros y Cupertina Salas (en su acta de matrimonio católico dice que era hijo legítimo de Antonio María Jaén y Lupertina Sala). La boda civil fue oficiada por su abuelo D’Assas Heureaux, en su condición de Oficial del Estado Civil de Puerto Plata, en casa de su tío político Tancredo Fondeur, siendo apadrinada por Félix María Nolasco hijo y su tía Manuela Heureaux de Fondeur.

Cuatro días después del enlace, el 30 de junio de 1897, Lilís, representado por el Lic. Américo Lugo, interpuso una demanda a breve término en nulidad del matrimonio, por “falta de libertad jurídica” de su hija y la ausencia de su consentimiento como padre, ya que conforme los artículos 148 y 158 del Código Civil vigentes entonces, la hija que no tuviera 21 años no podía contraer matrimonio sin autorización de sus padres; por haber fallecido su madre, a Lilís le correspondía otorgar el visto bueno a su unión. El Tribunal de Primera Instancia del Distrito Marítimo de Puerto Plata, integrado por los magistrados I. Mella Brea, Federico María Leyba y C.A. Meyreles, por sentencia civil rendida el 3 de julio siguiente en ausencia de los contrayentes demandados, anuló el matrimonio, exonerando de responsabilidad civil y penal a D’Assas Heureaux como oficial civil actuante.

La actuación amparada en la ley de Lilís tuvo su contrapartida violenta en los hechos. Nicanor Jiménez narra que tras saber de la boda, montó en cólera, hizo trasladar a Asunción a Santo Domingo y se la entregó a un esbirro con órdenes de amarrarla a un árbol desnuda, teniendo como alimento un pan y jarro de agua diariamente, no sin antes haber requerido eliminar —sin suerte— a su cónyuge en Puerto Plata. El torturador se suicidó al no encontrarla, luego de que subrepticiamente su esposa la dejara en libertad, no sabiéndose más de ella hasta después de la muerte de su padre. Casó con Francisco Sánchez y fue madre de Pedro, Hilda Amada, Mélida Altagracia y Estela Sánchez Heureaux de Morales.

Hacia 1887, Lilís se unió a Rosa Pons Rodríguez, 24 años menor que él, hija natural reconocida del médico cubano Eusebio Pons Agreda y Ursula Rodríguez, con quien procreó dos hijas: Mercedes Antonia (Chea) Heureaux Pons, segunda dominicana graduada como médico y fallecida el 25 de julio de 1987 a la edad de 100 años y Dolores Ursula Heureaux Pons (Lolita), fallecida en Santo Domingo el 12 de noviembre de 1990 cuando contaba con 101 años y madre de Regina Pou, esposa de Vinicio Puello Pagán. Rosa Pons Rodríguez, después de haber procreado estas hijas, casaría en Santiago el 2 de diciembre de 1891 con Manuel Ramón Tavera, hijo de Ramón Tavera y Balbina Espinal.

Otros hijos de Lilís fueron Belisario Heureaux, residente en La Habana en 1912; Ulises Heureaux Ariza, Casimira Heureaux y Ulises (Oguí) y Rosa Herminia (Mina) Heureaux Pérez, estos dos últimos hijos de Andrea Peña. Ulises, quien firmó siempre con su apellido materno, procreó con María Luisa Guzmán Domínguez ocho hijos que no reconoció: Daisy Dilia, Candelario (Candi), Armando (Mando), Arismendy (Mendo), Miñán, Ulises, Próspero y Enoima Guzmán, nacidos en Villa González.

Su hermana Herminia, fallecida en 1979, fue educadora en Santiago y casó con Miguel Angel Morel, hijo de Toribio Morel Gómez y Mónica Morel Tapia y fallecido en Santiago el 28 de junio de 1944. Procreó dos hijos: Ulises, fallecido en un accidente automovilístico a los 18 años, y Dolores Morel Heureaux, una de las primeras licenciadas en derecho santiaguesas. Dolores casó con Luis Rafael (Canito) Gil Peralta, siendo padres de Marina Gil Morel, esposa de José Acosta Peralta y madre de Giannina Alexandra (n. 1984), Doylis Carolina (n. 1987), Jomar (n. 1993) y Ana Marina Acosta Gil (n. 1995).

Otra hija, Angélica Heureaux, fue madre de Mercedes Heureaux de Pichardo, quien se estableció en Cuba en 1941, procreando allí a Caridad Pichardo Heureaux, quien fuera columnista del periódico Granma.

Carmen (Cacán) Figuereo y Francisca Rodríguez fueron otras mujeres con las que Lilís dejó descendencia. Con una tercera, Mercedes Sánchez, no procreó hijos, pero a cambio le legó un inmenso retrato suyo, enmarcado en pan de oro, y que ella cedió a sus nietos Heureaux Batista. De Epifania Ureña, esposa de Wenceslao Curiel, las malas lenguas decían que “vivía” con él y que era espía de su gobierno. Fue padrino de la fiesta de inauguración de su casa en la calle San Luis de Santiago.

Texto: Jaime Read Ortega. Instituto Dominicano de Genealogía

2 comentarios:

  1. Importante resumen de la genealogía de este hombre que jugo un papel importante en la guerra restauradora, pero se convirtió en déspota y con su muerte en su época se hizo justicia

    ResponderEliminar
  2. Importante resumen de la genealogía de este hombre que jugo un papel importante en la guerra restauradora, pero se convirtió en déspota y con su muerte en su época se hizo justicia

    ResponderEliminar