jueves, 9 de junio de 2016

Manuel de Ovín Filpo. Uno de los héroes anónimos, detrás del ajusticiamiento de Trujillo

Te gusta esta página · 2 de junioEditado
 
Manuel de Ovín Filpo. Uno de los héroes anónimos, detrás del ajusticiamiento de Trujillo

Nació en España en 1927 y se estableció en el país en 1954 con el propósito de trabajar como ingeniero agrónomo en las propiedades del dictador, incluyendo el ingenio Río Haina. Posteriormente ingresó a la casa Vicini para prestar servicio en los ingenios azucareros es de ese grupo.

Se casó con Milagros Castillo, con quien procreó tres hijos, María de las Nieves, Jose Antonio y Manuel Francisco.

Estableció relaciones de amistad con el general Juan Tomás Díaz, quien lo enroló en la conjura, probablemente por su confiabilidad y sus conocimientos de asuntos militares, adquiridos en su país natal y en el escenario europeo.

Su papel en la gesta del 30 de mayo consistió en recortar el cañón de una de las escopetas y fabricar cartuchos de municiones hechas con cojines de rodamiento. Hizo una prueba una finca, disparando contra una plancha de acero y se determinó que tenían un alto poder destructivo. Estos cartuchos fueron usados la noche de la ajusticiamiento y el primer disparo que recibió el tirano provino de estos.

El general Juan Tomás días le encargó que sirviera de enlace con Ángel Severo Cabral, quien era vigilado por el régimen y tenía a su cargo un grupo de personas que debían tomar una emisora y pasar una proclama al pueblo dominicano.

La noche del 30 de mayo recibió la visita de dineral Díaz, quien le informó que el ajusticiamiento acababa de ser ejecutado y le pidió que lo comunicara a su grupo para que se iniciara la parte que le correspondía dentro del plan político para la toma del poder. De Ovín dio el aviso, pero esa fase del plan político y las demás no fue posible ponerla en marcha.

Falleció el 27 de agosto de 2010 en Santo Domingo a la edad de 83 años.

Texto: Fundación Hermanos de la Maza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada