jueves, 9 de junio de 2016

Ángel Severo Cabral, héroe anónimo del 30 de mayo.

Te gusta esta página · 2 de junio
 




Ángel Severo Cabral, héroe anónimo del 30 de mayo. 



Nació el 21 de febrero del año 1910 en San José de Ocoa. Se graduó del agrimensor y doctor en derecho. Fue apresado en varias ocasiones

Fue reclutado para la conjura por Juan Tomás días, quien conocía de sus inquietudes y oposición al régimen. Su canal de contacto con Juan Tomas era Manuel de Ovín Filpo.

Severo Cabral tenía el encargo de recibir las armas que prometió entregar la embajada de Estados Unidos, que en efecto recibió semanas antes del tiranicidio y entregó a Antonio de la Maza Vásquez.

En adición debía transmitir una proclama a través de una emisora de radio llamando a la población a las rebelión, para lo cual contaba con un grupo de personas que no estuvieron disponibles la noche del 30 de mayo. El aviso de que el tiranicidio se había consumado se lo dio, según se había convenido, Manuel de Ovín.

No fue hecho prisionero porque el aparato del régimen nunca le consideró miembro de la conspiración. Cinco años más tarde, Ángel severo Cabral fue asesinado un incidente confuso, aparentando ser víctima de grupos comunistas y constitucionalistas.

Desde muy temprana edad Severo Cabral fue un tenaz opositor al régimen de Rafael L. Trujillo. Junto con Manuel Tapia Brea, fundó un frente Cívico de Unidad Nacionalista, que en clandestinidad conspiraba contra el Gobierno.

A mediados de octubre se cumplen 51 años del vil asesinato del Dr. Angel Severo Cabral, uno de los hombres claves en la trama que puso fin al tirano Rafael L. Trujillo, la noche del 30 de mayo de 1961. Esta dolorosa muerte se produjo en horas de la tarde del 16 de octubre de 1965, mes y medio después de la firma del acta institucional que dio paso al Gobierno Provisional del Dr. Héctor García Godoy.
La tragedia tuvo lugar en la calle Padre Billini, entre Palo Hincado y Espaillat, sector Ciudad Nueva, cuando Severo Cabral y sus familiares se disponían ocupar su tradicional vivienda, la que habían abandonado a raíz del inicio de la revuelta de abril del 65. Un camión con los ajuares estaba estacionado frente a la residencia cuando grupos de trabajadores se movilizaban frente al Altar de la Patria en respaldo de obreros de la estatal Sociedad Industrial Dominicana (La Manicera) que estaban en huelga de hambre en protesta por la supuesta privatización de la empresa. La convocatoria a las movilizaciones la hicieron el 1J4, MPD y PCD).
En medio de la actividad se corrió la voz de que Severo Cabral se mudaba a su vivienda, en una segunda planta, en la Padre Billini y de repente la multitud se colocó frente a la casa del dirigente político, lanzando estas consignas: “SEVERO, GOLPISTA… ERES PEOR QUE BONILLITA” y “SEVERO, ASESINO DE MANOLO” En el lugar había varios policías portando armas largas y en el balcón de la vivienda dos efectivos que protegían a Severo.
Como las consignas se repetían insistentemente, Cabral Ortiz se asomó al balcón y fue convencido por su esposa y una hija de que se recluyera en la habitación. Momentos después burló los consejos de sus familiares y bajó a la primera planta acompañado de los policías y se dirigió a la multitud, que lo escuchó pacíficamente. Montado en cólera Severo concluyó su perorata con esta expresión: “Ustedes son unos comunistas vagabundos e hijos de la gran puta”. La arenga encolerizó a los protestantes y algunos montaron al camión y destruyeron parte de los muebles, al tiempo que prendían fuego a un carro Mercedes Benz propiedad del político.
Manuel González Tejeda (Manegonte), cronista recopilador de los acontecimientos de la revuelta de abril y quien afirma haberse mantenido todo el tiempo durante los incidentes, reveló que la Policía y la PTJ (Policía Técnica Judicial), montaron una escaramuza para confundir a la colérica multitud, colocando dos ambulancias, una en la calle Arzobispo Nouel, para hacer creer que Severo Cabral saldría de su hogar por ese lugar y la otra en la Palo Hincado, donde fue ingresado en camilla y su cuerpo cubierto hasta el pecho, con una frisa color marrón. El aparato arrancó a toda velocidad y como aparentemente la puerta posterior no estaba bien cerrada, la camilla salió disparada y el cuerpo de Severo rodó varios metros de la Palo Hincado, próximo a la Padre Billini.
El accidente motivó que la gente se aglomerara en los alrededores del cuerpo del político y dentro de la confusión se escucharon varios disparos que impactaron el cuerpo de Severo, que de nuevo fue montado en el aparato con destino a la clínica Abreu, donde pereció. Los primeros auxilio los aplicó el doctor Jordi Brossa.
Cabral Ortiz fue sepultado en horas de la tarde del siguiente día en el cementerio de la Máximo Gómez, donde grupos enfurecidos atropellaron al periodista Miguel Guerrero y a un camarógrafo que trabajaban para Radiotelevisión Dominicana. Acusaban al comunicador de servir a partidos de izquierda.

Texto: Chichí de Js. Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada