domingo, 12 de junio de 2016

Harriet Tubman, «la Moisés» de los esclavos negros que sustituirá a un presidente genocida

Harriet Tubman, «la Moisés» de los esclavos negros que sustituirá a un presidente genocida

Tubman liberó a unas 70 personas en 13 viajes que realizó desde Maryland
http://www.abc.es/historia/abci-harriet-tubman-moises-esclavos-negros-sustituira-presidente-genocida-201604290059_noticia.html

Harriet Tubman, en una fotografía de 1910 - Wikimedia

Harriet Tubman, en una fotografía de 1910

La imagen de Harriet Tubman sustituirá al presidente Andrew Jackson en los billetes de 20 dólares de EE.UU. Será la primera mujer en aparecer en un dólar impreso y, además, se da el caso de que es una antigua esclava la que reemplaza a un presidente favorable a la esclavitud y que autorizó un plan de tintes genocidas para trasladar a 51.000 indígenas por el desierto, causando la muerte de al menos 16.000 de ellos.
Araminta «Minty» Ross (1820-1913) se crio en una plantación de Maryland y ocupó su niñez trabajando en el servicio doméstico y en labores del campo. Siendo adolescente, la joven fue golpeaba con una pesa de un kilogramo, lo que le causó mareos, desmayos y distintos episodios epilépticos que le acompañaron el resto de su vida. Tras su traumatismo craneal, la esclava comenzó a experimentar visiones y sueños, que consideraba signos de la presencia de Dios. Precisamente esa visión mesiánica guiará sus futuras acciones.

Ferrocaril subterráneo para esclavos

En torno al año 1844, Harriet se casó con un hombre negro libre llamadoJohn Tubman y tomó su apellido. Aprovechando un cambio de dueños, Tubman escapó por primera vez junto a dos hermanos el 17 de septiembre de 1849. Así las cosas, los hermanos le convencieron para que regresara y evitaran meterse en más problemas, puesto que habían dejado a sus familias atrás. Al poco de su regreso, Tubman escapó en solitario. El peligroso viaje obligó a Tubman a trasladarse de noche, guiada por la Estrella Polar, para evitar a los cazadores de esclavos. Las distintas rutas que siguió se mantuvieron ocultas durante décadas, con el fin de que otros esclavos pudieran usarlas posteriormente.
Ilustración del llamado ferrocarril subterráneo
Ilustración del llamado ferrocarril subterráneo- Wikimedia
Nada más llegar a la ciudad de Filadelfia, Tubman empezó a planear la manera de liberar a sus familiares y a otros tantos esclavos. Con este fin se apoyó en una red de colaboradores, formada por negros libres, blancos antiesclavistas y varias comunidades cristianas. Durante once años, Tubman regresó una y otra vez al Eastern Shore de Maryland, rescatando alrededor de setenta esclavos, incluyendo a sus otros tres hermanos (Henry, Ben, y Robert), sus mujeres y algunos de sus hijos. Su labor le valió el bíblico apodo de «Moisés», mientras que los propietarios competían por poner el precio más alto a su cabeza.
A pesar de los esfuerzos de los cazadores de esclavos, Tubman nunca fue capturada y, años más tarde presumiría de que «fui guía del ferrocarril subterráneo (el nombre de la red de colaboradores) durante ocho años, y puedo decir algo que no todos los guías pueden hacer, y es que yo no perdí ningún pasajero».
A finales de 1851, Tubman regresó al Condado de Dorchester con intención de encontrar a su marido John. No obstante, él se había ya casado con otra mujer llamada Caroline y le confesó a su primera esposa que en aquel lugar era feliz. Sin marido ni hijos de los que cuidar, la joven se volcó en su carrera de antiesclavista.
«Dui guía del ferrocarril subterráneo durante ocho años, y puedo decir algo que no todos los guías pueden hacer, y es que yo no perdí ningún pasajero»
Durante la Guerra de Secesión, en 1861, Harriet se unió a un grupo de abolicionistas de Boston. Desempeñó labores de enfermería, asistiendo a fugitivos y preparando remedios con plantas locales para evitar que los soldados sufrieran de disentería. Además de su labor como enfermera y espía,Harriet Tubman ejerció varias misiones como exploradora. La mañana del 2 de junio de 1863, guio tres barcos de vapor a través de las aguas confederadas (que se encontraban llenas de minas) hasta tierra firme. Al ver la flotilla, los esclavos de la zona entendieron que estaban siendo liberados y salieron corriendo hacia los barcos. Al menos setecientos esclavos fueron rescatados en la operación de Combahee River.
Al finalizar la guerra, Tubman comprobó lo poco que habían cambiado las opiniones de los blancos sobre la gente de color, incluso en la zona norte del país. Durante el viaje en tren a Nueva York, el revisor le ordenó que fuera al vagón de fumadores. Al negarse, el funcionario la insultó y le causó la rotura de un brazo. El resto del pasaje no movió un dedo por ayudarla. Tras esta traumática experiencia, Tubman pasó los últimos años de su vida en Auburn cuidando de su familia y de otra gente necesitada.

El mito exagerado y el presidente sustituido

Retrato de Andrew Jackson
Retrato de Andrew Jackson
El hecho de que «la Moises de los esclavos negros» fuera completamente analfabeta le impidió escribir su propia biografía y dejar testimonios escritos sobre su vida. Así, la historia ha dejado paso a la leyenda en muchos casos. Sin ir más lejos, las cifras sobre el número de personas esclavizadas que Tubman liberó han sido deformadas. Tubman liberó a unas 70 personas en 13 viajes que realizó desde Maryland hacia la libertad, y no 300 o 1.000 personas, como se ha escrito en varios medios estos días. Asimismo, al conocerse la noticia de que sería la primera mujer en aparecer en un billete de dólar, empezaron a circular varias citas famosas atribuidas a ella.
En cualquier caso, la elección de Tubman no es fruto de la casualidad. Sustituirá al racista Andrew Jackson, que era propietario de 150 esclavos en su plantación de Tennessee, y el protagonista de un momento clave del genocidio de la población indígena de EE.UU: la muerte por hambre, frio y enfermedades de 16.000 personas, de una población de 51.000, que fueron expulsados bajo su mandato del Sur de EE.UU. a lo que hoy es Oklahoma. Escoltados por el Ejército y por milicias de voluntarios, los indígenas sufrieron los estragos del desierto hasta llegar extenuados y hambrientos a Oklahoma. Varios grupos en defensa de los indígenas llevaban años denunciando que un personaje que aparece en el dólar hubiera protagonizado un episodio tan oscuro como el de Oklahoma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada