viernes, 10 de junio de 2016

General Dionisio Gil de la Rosa Un vegano que ha sido olvidado por sus conciudadanos

Te gusta esta página · 28 de mayo
 
General Dionisio Gil de la Rosa
Un vegano que ha sido olvidado por sus conciudadanos


Dionisio Gil, actor en las incursiones preliminares, se quedó con el deseo de seguir adelante en esa ruta, y con problemas de índoles económicas, por la quiebra de la empresa donde laboraba, se traslada a Cuba. En aquel país se encuentra con la Guerra Liberadora de 1895.

En Santiago de Cuba espontáneamente adoptó la postura de líder e incorporan de líder e incorpora a la causa, a un considerable número de dominicanos residentes en esa nación caribeña, conduciéndolo a la manigua.

El heroísmo heredado de su padre se reverdeció, cubriéndose de gloria. Obteniendo el grado de Brigadier del Ejercito Libertador. Retornando a su patria después de la muerte de de Ulises Heureaux, orgulloso de su dominicanidad y luciendo con orgullo el galardón de tan heroica jornada, pero se desilusionó al no ser tratado como se merecía por su postura ante la historia de Cuba y de América, por la falta del tamaño, como si el de un ser humano se mediera por lo alto o lo bajo, flaco u obeso.

Sobre la estatura de Dionisio Gil, se refiere que “ Antonio Maceo necesitaba un oficial para un reconocimiento a determinadas aéreas en el campo enemigo y envió al campamento de Máximo Gómez una solicitud de un emisario, y Dionisio Gil fue el enviado, y Maceo ante el aspecto del pequeño hombre, le manifestó a uno de sus parciales, las cosas del General , le pido un hombre y e envía a un muchacho, pero fu enviado a la misión”.

Tanto Maceo como sus más cercanos seguidores quedaron sorprendidos por el valor, arrojo y coraje demostrado en el cumplimiento en su totalidad con la misión que el Titán de Bronce, de la Independencia cubana, reconoció el papel del dominicano que quiso quedarse con él, a lo que le respondió el Generalísimo Gómez, que éste era prestado para la misión. Pero siguió en la campaña de Maceo.

Pero el destino le esperaba, de retorno a Cuba desde República Dominicana, en una de esas ocasiones baladíes convertidas en serios motivos por el hombre de armas, en razón del honor. Cayó una de las figuras más temidas por las fuerzas realizadas del ejército invasor español.

Dionisio Gil (Noní), fue un combatiente excepcional en la Batalla de Peralejo, el cual compitió en coraje con Maceo, e inmortalizándose en esta acción. De él, dice el brillante y valiente coronel Lorenzo Despradel, testigo de esta heroica hazaña “Dionisio Gil se batió como un león”.

Asimismo, el coronel cubano Manuel Pedrás, expresa . “ El General Dionisio Gil, caracoleaba en su caballo frente a las filas enemigas, coqueteando con la muerte, rompiendo la formación en frente del enemigo, haciendo caso omiso a las advertencias de sus compañeros sin el menor temor a las metrallas de las fuerzas españolas que, se quedaban sorprendida ante la embestida de este ser humano salido desde la misma entraña de República Dominicana.

Es tiempo ya, que los veganos rompamos el manto oscuro de la indiferencia hacia aquellos compueblanos que nos han dado repercusión y con su valor se han hecho estimables de honores, que en su pueblo natal no lo han tenido.
Es hora ya, por el honor a nuestros héroes y el reconocimiento de las nuevas generaciones.

El General de Brigada del Ejército Libertador de la República de Cuba, Nació en la Ciudad de La Concepción de La Vega, en la República Dominicana, el 8 de noviembre del 1854. Perteneció al ejército de su país, con el grado de General de Brigada durante la dictadura de Ulises Hereaux, llego a Cuba e ingreso en el Ejército Libertador, el 6 – 8- 1895, incorporándose al 1er Cpo., de la Provincia Oriental.

A los pocos días fue nombrado jefe del RI Pineda, con el que participó en los combates de Ramón de las Yaguas y Sao del Indio, los días 30 y 31 -6- 1895. En octubre de 1895, integró la columna invasora, bajo las órdenes del My Gral. Antonio Maceo.

Realizó toda la invasión hasta Mantua (22-1-1896) y tomó parte de la primera Campaña de Pinar del Rio. El 13-3-1896 atacó el poblado de Cabañas. El 29 -3- 1896, después de regresar Maceo a esa Provincia tras su incursión por la Habana y Matanza, increpó al General de Brigada Dionisio Gil, por indisciplina mostrada en su ausencia (12-2-1896 al 13-3-1896).
Este renunció al mando de sus fuerzas, por lo que Maceo decidió que pasara al Cuartel General, donde se mantuvo inactivo durante cuatro meses. El 22—10-1896, fue designado segundo jefe de la Brigada Occidental de Pinar del Río, subordinado del Comandante Juan Lorente.

Esta unidad posteriormente pasó a ser la 2da Brigada 1ra. División del 6to Cuerpo. Terminó la Guerra en el Cuartel General del Departamento Occidental. Tras licenciarse radico en Cienfuegos, La Villas.

En esa ciudad agredido a tiros por dos agentes de la policía, el 28-12-1899, resultando herido de muerte. Este suceso provocó una ola de protestas organizado por los veteranos de la guerra, quienes reclamaron justicia al gobierno interventor militar norteamericano por el abuso de autoridad

La primera estatua de un dominicano levantada en Cuba y en el extranjero no fue precisamente la del Libertador General Máximo Gómez, como mucho habrán de imaginar, sino al más humilde militar que se distinguió en las batallas por la Intendencia de Cuba:

El General Dionisio Gil

Hay que observar que fue la primera estatua levantada a dominicano en el extranjero. Dionisio Gil nació en la ciudad de La Vega, el 5 de diciembre de 1852, hijo legitimo de Basilio GIL y Mauricio de la Rosa. Fue héroe e hijo de héroe. Su padre Basilio Gil ofrendó su vida por la Libertad de nuestra patria

El monumento levantado a Dionisio Gil (una hermosa estatua de bronce de seis metros de altura luciendo el héroe quisqueyano en el lugar donde cayera, según descripción de Augusto Vaga), muestra las leyendas siguientes;
- Por iniciativa del Circulo de Trabajadores de Cienfuegos erige Cuba este recuerdo a la memoria de un mártir, 1901
- Frente a este monumento cayó para siempre el valiente General Dionisio Gil el 29 de diciembre de 1899
- Esta obra es del pueblo a cuyos hijos le toca conservarla y cuidarla, Cuba a Santo Domingo
- Homenaje de gratitud al pueblo viril que nos legó un hijo ilustre

Fuentes consultadas:
Rufino Martínez: Diccionarios Biografico-Historico Dominicano, 1821-1930. Editora UASD, 1971. Pág. 189.
Centro ´Provincial de Patrimonio Cultural de Cienfuegos. Cuba.
Mario Concepción. La Vega y sus calles, 1ra. Edición 1986. Pág. 26.

Fuente: blog Don Ubaldo Solís, desde La Vega RD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada