martes, 14 de junio de 2016

El sacerdote que ocultó a Huascar Tejeda

Te gusta esta página · 11 de junioEditado
 
El sacerdote que ocultó a Huascar Tejeda


La cúpula de la iglesia Católica no pudo evitar que el sacerdote Gabriel Maduro fuera procesado judicialmente acusado de ocultar en la Parroquia del Santo Cura de Ars a Huáscar Tejeda Pimentel, uno de los ajusticiadores del dictador Rafael Leonidas Trujillo el 30 de mayo de 1961, pese a solicitudes que hicieron al entonces presidente Joaquín Balaguer.

El padre Maduro argumentó que estaba confesando cuando Tejeda Pimentel llegó a pedir que lo ocultaran en la iglesia, y que no habían pasado diez minutos cuando le avisaron, se presentaron las fuerzas del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y lo arrestaron.

En carta dirigida al presidente Balaguer el 3 de junio de 1961, el secretario de Estado de Interior y Culto, Rafael Paíno Pichardo, le ratificaba la información que personalmente dijo le dio a conocer la noche anterior, relacionada con la visita que monseñor Eliseo Pérez Sánchez, en su condición de Vicario General de la Arquidiócesis de Santo Domingo, hablando en su propio nombre y en el de monseñor Octavio A. Beras, Arzobispo Coadjutor, Administrador Apostólico Sede Plena, para indicar que era convicción de ambos que el sacerdote Maduro no trató de ocultar a a Tejeda Pimentel.

“El clero, profundamente apenado por la prisión del virtuoso sacerdote dominicano Gabriel Maduro, a quien infundadamente se acusa de haber dado albergue en la Iglesia y Casa Curial del Santo Cura de Ars, a uno de los señalados en la trágica y dolorosa muerte del Generalísimo Dr. Rafael L. Trujillo Molina, Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva”, reza una carta registrada a nombre de monseñor Beras, dirigida al ministro de Interior.

En la misiva se agrega que lo cierto era, que según declaraciones del personal de la iglesia, que el contacto que el padre Maduro tuvo con tal persona no fue sino de minutos y en el Despacho Parroquial del templo, mientras éste le suplicaba que lo amparara porque las autoridades lo perseguían y el padre Maduro le explicaba que no podía acceder a su petición. Entretanto, señaló, el templo era rodeado por la Policía y caía el prófugo en manos de la justicia”, señaló.

“Tengo el honor de ratificar a Su Excelencia la información que personalmente tuve la oportunidad de darle ayer en la noche, relacionada con la visita que hiciera al Despacho del Secretario de Estado de Interior y Cultos monseñor Eliseo Pérez Sánchez, en su condición de Vicario General de la Arquidiócesis de Santo Domingo, hablando en su propio nombre y en el de monseñor Octavio A. Beras, Arzobispo Coadjutor, Administrador Apostólico Sede Plena, para significar que es convicción de ambos que el Sacerdote Gabriel Maduro, de la Parroquia del Santo Cura de Ars, no trató de ocultar al conspirador Huáscar Tejeda Pimentel.

“Procuraduría General de la Corte de Apelación

En Ciudad Trujillo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los 6 días del mes de junio del año 1961, siendo las 3:00 de la tarde, Nos, Dr. Rafael Cabrera Hernández, Procurador General de la Corte de Apelación, asistidos del infrascrito Secretario, procedimos a interrogar, previo requerimiento al Padre Gabriel Maduro, Vicario sustituto de la parroquia Santo Cura de Ars, cédula No. 52445, serie 1ra., a quien procedimos a interrogar de la manera siguiente: Preg.: A Ud. se le inculpa de que en conocimiento del hecho criminal cometido por el nombrado Ing. Huáscar Tejeda, por lo que estaba siendo perseguido por las autoridades correspondientes, para someterlo a la acción de la Justicia, se dio a la tarea de ocultarlo en la iglesia donde ejerce sus oficios religiosos, a fin de que no pudiera ser localizado, sabiendo Ud. con ello violado las disposiciones del artículo 248 del Código Penal, que sanciona a los que a sabiendas ocultan personas que estén siendo perseguidas por haber cometido algún hecho castigado con pena criminal. ¿Qué puede Ud. responder a esta inculpación?

Resp.: El día primero de junio, en horas de la noche, estando yo confesando, me fueron a llamar diciéndome que había un hombre arriba en la segunda planta, cuando terminé los oficios de la iglesia le dije a uno que fuera a ver quién era el hombre que estaba arriba y que le dijera que bajara, entonces él bajó a la oficina donde yo recibo a las personas y yo fui a ver que era, y ahí entonces él me pidió que lo dejara dormir en la casa Curial esa noche porque estaba metido en un lío, a lo que yo le respondí rotundamente que no, y en ese preciso momento llegaron miembros del Servicio de Inteligencia y se lo llevaron, quienes parece lo estaban persiguiendo. Él no me llegó a decir por qué era que lo perseguían y yo estaba ajeno de lo que se trataba.

En la hipótesis de yo saber de qué se trataba hubiera llamado inmediatamente para que lo agarraran para no incurrir en ninguna falta. Yo no tenía ninguna amistad con ese señor, ni es de los feligreses que acostumbra a visitar esa Iglesia, ni es familia mía, únicamente lo había visto .

Preg.: ¿Qué tiempo permaneció en el recinto de la iglesia ese sujeto?

Resp.: Unos 10 minutos, en lo que me avisaron a mí y yo terminé mi oficio y lo fueron a buscar .

Preg.: ¿En qué momento se enteró Ud. del hecho criminal que había cometido ese individuo?

Resp.: No llegué a enterarme, deduje que estaba con algún lío en la Justicia cuando me habló como dije más arriba y en eso lo hicieron preso.

Preg.: ¿Ud. desea agregar algo más a su declaración?

Resp.: Que considero que no he cometido ningún delito, porque de saber lo que había hecho lo hubiera denunciado, y además no tuve tiempo de enterarme, pues de ninguna manera me hubiera yo hecho cómplice con el acusado .

Con lo que dimos por terminado el presente interrogatorio que leído al declarante encontró conforme, firmando junto con Nos, y Secretario que certifica .

(Firmado) Dr. Rafael Cabrera Hernández, Procurador General de la Corte de Apelación (Firmado) Padre Gabriel Maduro, Vicario sustituto de la Parroquia Santo Cura de Ars (Firmado) Luis Fernando Castro, Secretario Ad-Hoc”
“Procuraduría General de la Corte de Apelación
Ciudad Trujillo, D.N., Núm. 1647 6 de junio de 1961 .
“Era de Trujillo” .

Al : Magistrado Procurador General Corte de la República, Su Despacho, Ciudad .

Asunto : Sacerdote católico alberga complicado .

Anexos : a) Copia del interrogatorio practicado al sacerdote Gabriel Maduro, Vicario Sustituto de la Parroquia Santo Cura de Ars .

b) Copia de su Oficio No. 4040, de fecha 6 de junio en curso, y anexos que cita.

1.– REFERIDO, muy respetuosamente, con ruegos de disponer los trámites de lugar para dar cumplimiento a lo dispuesto por el artículo 13 del Concordato .

2.– Asimismo, nos cumple informarle que estamos requiriendo al Procurador Fiscal del Distrito Nacional, poner en movimiento la acción pública contra el padre Gabriel Maduro, por ocultación de malhechores, violación al artículo 248 del Código Penal, con recomendación de significar previamente a las autoridades carcelarias, que dicho sacerdote debe cumplir su detención preventiva con la distinción debida, en local separado del destinado a los laicos, de acuerdo con lo que dispone el Concordato suscrito con la Santa Sede
Muy atentamente, (Firmado) Dr. Rafael Cabrera Hernández, Procurador General de la Corte de Apelación

Texto: Fernando Quiroz.Listín Diario
Foto: Huáscar Tejeda, Cardenal Octavio A. Beras y el padre Gabriel Maduro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada