domingo, 12 de junio de 2016

.EL PROYECTO VENUS.

Pilar Zubillaga



EL PROYECTO VENUS.

El Proyecto Venus presenta una dirección audaz, nueva para la humanidad, que implica nada menos que el rediseño total de la cultura. La sustitución de los seres humanos por la tecnología, el aumento exagerado de la población y la disminución de los ecosistemas de la Tierra, son los principales problemas que Frescco analiza en su proyecto.

A través del uso de enfoques innovadores para la conciencia social, los incentivos educativos y la aplicación coherente de lo mejor que la ciencia y la tecnología pueden ofrecer directamente al sistema social, el Proyecto Venus ofrece un plan integral para la recuperación social en el que la tecnología de los seres humanos y la naturaleza podrán convivir en un largo plazo, el estado de equilibrio dinámico sostenible.

El Proyecto Venus no es ni utópico ni orwelliano, ni refleja los sueños de los idealistas prácticos. Por el contrario, presenta metas alcanzables que sólo requieren de la aplicación inteligente de lo aprendido y cuyas únicas limitaciones son las que nos imponemos a nosotros mismos.

El Proyecto Venus presenta una dirección audaz, nueva para la humanidad, que implica nada menos que el rediseño total de la cultura. La sustitución de los seres humanos por la tecnología, el aumento exagerado de la población y la disminución de los ecosistemas de la Tierra, son los principales problemas que Frescco analiza en su proyecto.

A través del uso de enfoques innovadores para la conciencia social, los incentivos educativos y la aplicación coherente de lo mejor que la ciencia y la tecnología pueden ofrecer directamente al sistema social, el Proyecto Venus ofrece un plan integral para la recuperación social en el que la tecnología de los seres humanos y la naturaleza podrán convivir en un largo plazo, el estado de equilibrio dinámico sostenible.

El Proyecto Venus no es ni utópico ni orwelliano, ni refleja los sueños de los idealistas prácticos. Por el contrario, presenta metas alcanzables que sólo requieren de la aplicación inteligente de lo aprendido y cuyas únicas limitaciones son las que nos imponemos a nosotros mismos.

EL PROYECTO VENUS.

Según el Proyecto Venus, las urbes del futuro serían construidas con las técnicas y los recursos disponibles más sofisticados y utilizando energías limpias. Esto se condice con el objetivo de que una ciudad sea circular -lo que implica que sea pensada con anterioridad y no construida sobre la marcha, como las ciudades actuales-, pues, según Fresco, esto obedece a la necesidad de generar el mayor nivel de vida posible; factible sólo si se está en armonía con la naturaleza. Uno de los beneficios concretos que propone este tipo de diseño urbano, consiste en un transporte público a través de trenes de alta velocidad, el cual resultaría más eficiente para todos los ciudadanos, y en el que los automóviles -livianos y consumidores del mínimo de energía- tendrán sensores electrónicos para prevenir choques.


PROYECTO VENUS.

Actualmente, Fresco escribe y presenta conferencias sobre temas que abarcan desde el diseño holístico de ciudades sostenibles hasta la eficiencia energética, pasando por el manejo de recursos naturales y la automatización avanzada. Reside en Florida en una propiedad de 85 mil metros cuadrados poblados con varios edificios en forma de domo de diseño propio y donde, junto a su asistente Roxanne Meadows, trabaja en una película para mostrar al mundo sus conceptos e ideas.
No obstante, si os habéis quedado con las ganas de ver hecha realidad una ciudad de estas características, entonces os recomiendo que no le perdáis la vista a la Isla de Cristal, una obra que el arquitecto Norman Foster construirá en Moscú, en la Península de Nagatino, y que será el edificio más grande del mundo.

El arquitecto británico Norman Foster ya es ampliamente conocido por el mundo. Aparte de (y aquí añado un toque de prensa amarilla) haber contraído matrimonio en 1996 con Elena Ochoa, psicóloga española conocida en España por presentar uno de los primeros programas de educación sexual en televisión, Foster es responsable del edificio de la Corte Suprema del Reino Unido, el Viaducto de Millau en Francia o el Aeropuerto Internacional de Hong Kong; su primer trabajo de importancia en España fue la torre de comunicaciones de Collserola en Barcelona (1991), puesta en marcha con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992.
Las obras de Cristal Island empezarán en breve, deberán finalizar en 2015 y tendrán un coste de 4.000 millones de dólares. La torre tendrá una altura de 457 metros y una base de dos millones de metros cuadrados (4 veces el tamaño del Pentágono en Washington DC), así pues podría considerarse sin problemas como una miniciudad que podrá albergar en su interior a 30.000 personas, que contarán con oficinas, tiendas, museos, cines, un colegio para 500 alumnos, 900 departamentos y 9.000 habitaciones de hotel. En el subterráneo se proyectará un área de aparcamientos para cerca de 16.500 vehículos.
PROYECTO VENUS.

El Proyecto Venus presenta una nueva y audaz dirección para la humanidad que supone nada menos que el total rediseño de nuestra cultura. En la actualidad hay muchas personas que estan preocupadas por los serios problemas a los que se enfrenta la sociedad moderna: el desempleo, los crímenes violentos, la sustitución de los humanos por la tecnología, la superpoblación y el deterioro de los ecosistemas de la Tierra.
Como verán, El Proyecto Venus se dedica a afrontar todos estos problemas tomando parte activamente en la investigación, el desarrollo y la aplicación de soluciones viables. Mediante enfoques innovadores dirigidos a la conciencia social, incentivos educacionales y la aplicación constante de lo mejor que la ciencia y la tecnología pueden ofrecer directamente al sistema social, El Proyecto Venus ofrece un plan global para la reclamación social en el cual los seres humanos, la tecnología y la naturaleza podrán coexistir en un estado de equilibrio dinámico sostenible a largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada